¿CÓMO TRABAJO?


La mayoría de personas que acuden al psicólogo no están "locas", trastornadas o enfermas, si no que se encuentran en una situación o problema ante el que no saben cómo actuar o enfrentarse.

Sin embargo, muchas de las terapias que se ofrecen desde los gabinetes psicológicos se hacen previo diagnóstico de un trastorno y aplicación de tratamientos estandarizados con alta evidencia científica.

Pero la realidad muestra, que cada persona es diferente y que la presencia de algunos síntomas como la tristeza, angustia o ansiedad (por poner algunos ejemplos) son coyunturales a la propia vida y no implican la presencia de un trastorno o enfermedad mental.

Mi experiencia me ha enseñado que lo más eficaz es trabajar a partir de objetivos, tantos generales (situación final deseada) como específicos (sesión a sesión) que permitan al cliente ir viendo en todo momento su desarrollo y mejora en cada sesión alcanzando paso a paso el estado de bienestar deseado. Estos objetivos deben ser propuestos por el cliente y redactados en forma de indicadores de resultado de forma metódica y rigurosa. Se trata de que el cliente sepa cuál está siendo su evolución y si realmente le está siendo de utilidad. 

Mis principios a la hora de trabajar, son la honestidad y la confianza incondicional hacia mis clientes. Básicamente lo que se consigue con el proceso ya sea psicológico o de coaching es que la persona tome conciencia de su problema y de aquello que quiere, explore la forma más idónea de conseguirlo y actúe de forma responsable y coherente con sus propias decisiones. El profesional por su parte, debe crear un espacio ideal de confianza y respeto para desarrollar el potencial del cliente, acompañarlo en el proceso y servirse de las técnicas más eficaces en cada momento para ayudar a su cliente.

De manera esquemática, un ejemplo de proceso psicológico sería*:

  • • 1. Entrevista:

    Se explora el problema del cliente y se fija el objetivo general que se pretende alcanzar. Básicamente se trata de establecer un primer contacto para conocernos, explicar y resolver las dudas sobre este tipo de procesos.
    Esta entrevista, además de tener un coste menor, no es vinculante, es decir, el cliente no tiene el compromiso de seguir con el proceso por el motivo que sea. Puede ser presencial o telefónica.

  • • 2. Evaluación del problema u objetivo:

    Se exploran todos los condicionantes relacionados con el problema para determinar las hipótesis explicativas sobre las que se trabajará posteriormente.
    Además de definir el problema, se establecen indicadores de resultado que permitan al cliente comprobar sesión a sesión sus avances y logros.
    A
    A

  • • 3. Primera sesión:

    Se propone un objetivo de sesión que ayude a alcanzar el objetivo general. Se explora y analiza la situación del cliente de dicho objetivo y se proponen técnicas o planes de acción para que el cliente trabaje hasta la siguiente sesión.

  • • 4. Segunda sesión:

    Se revisan los logros conseguidos o las dificultades encontradas. Se propone un nuevo objetivo, explorando la situación y se diseñará el plan de acción que servirá a la persona para alcanzarlo.

Así en sucesivas sesiones hasta que el cliente alcance el objetivo general que se había propuesto. En cada sesión, se irá adaptando el proceso en función de los resultados conseguidos en cada sesión.



*Se trata de un ejemplo tipo, aunque el ritmo de trabajo dependerá del tipo de proceso establecido.